7.3.18

Paisajes sumergidos. Miguel Galano.



En la pintura de Miguel Galano se pueden encontrar muchas virtudes. Y entre todas ellas hay un vínculo que imagino similar a la relación que tiene una planta con todas las partes que la componen: raíces, hojas, flores y frutos. Así imagino también la conexión entre lo que se siente, el pensamiento, la mirada y la pintura.  

15-13-Rue-Ravignan
Miguel Galano, 2015
Óleo s. lienzo 
38 x 46 cm.

Parece como sí a través del ejercicio de la pintura se intentase recuperar un deslumbramiento vivido…y luego depositarlo latente sobre la superficie de una tela pintada. 


De estas formas y colores surgen unas imágenes que parecen tener una vocación de transparencia: que no disimulan su verdad. Las formas que crean estos paisajes parecen estar siempre en un punto indefinido entre lo que está materializándose y lo inmaterial. Sus sombras o sus luces parecen como expectantes en una quietud que anuncia la luz o la sombra de lo que está por venir. Parece como si estos espacios fueran la impronta que remitiera a una ausencia  que se quiere hacer visible. Y que sólo el temblor de la pintura es capaz de registrar. La transparencia absoluta de la proximidad de José Ángel Valente: una comunión con lugares y ausencias.

Paisajes de Miguel Galano...Entré en ti. En ti entréme lentamente.*

17-Casa-en-Ville-dAvray
Miguel Galano, 2017
Óleo s. lienzo 
75.5 x 81.5 cm.


A partir de las pinturas de Miguel Galano, de la exposición París Madrid Lisboa en Utopia Parkway entre enero y marzo de 2018...
*...y de fragmentos de un poema de José Ángel Valente, del libro No amanece el cantor, y este, a su vez, recordando a San juan de la Cruz: Entréme donde no supe: y quedéme no sabiendo...


Julián Valle, Campillo de Aranda, marzo 2018